Clara Thomson

“La enseñanza me obliga a estar activa musicalmente e ir en busca de nuevas energías y movimientos”

Clara Thomson llegó a Barcelona con 16 años para formarse en la escuela de danza Varium. Fue en ese momento cuando descubrió la danza contemporánea. En Salamanca, su ciudad natal, recibía clases de Flamenco y hip hop. Clara a día de hoy ha viajado por toda España para recibir clases y ampliar sus conocimientos, teniendo también la oportunidad de pasar 5 meses en Los Ángeles. Tras vivir un tiempo en Madrid, volvió a vivir a Barcelona para trabajar dando clases en la escuela Varium, participar en eventos como jueza, impartir talleres para institutos y centros cívicos sobre cultura hiphop y colaborar con la compañía Brodas Bros.

¿Por qué y cómo empezaste a bailar?

Cuando tenia 2 años me regalaron un vestido rojo con lunares blancos, los recuerdos a esa edad son difusos,  pero sé que cuando me lo ponía me sentía más yo e intentaba imitar a la gente al compás de la Bulería. Mi primera clase de de danza fue a los 7 años, en Salamanca no había clases para edades menores. Des de ese momento supe que no dejaré de bailar.

¿Por qué has elegido la enseñanza?

Con 13 años sustituí a una amiga en una clase extraescolar. Empecé dando clases sueltas y a día de hoy no creo que la enseñanza haya sido una elección sino algo que me ha llegado poco a poco con mas fuerza y no he podido rechazar. Realmente no sabía que podía llegar a disfrutar tanto hasta que confiaron en mí en la escuela Varium de Barcelona. Descubrí ejerciendo que me llena aportar a las personas y también a la inversa recibir el feedback de los estudiantes. La enseñanza me obliga a estar activa musicalmente, ir en busca de nuevas energías y movimientos. Siempre fue un complemento, pero ahora se ha convertido en mi día a día.

¿Qué buscas transmitir en tus clases?

Me encanta compartir mi energía y que la gente la reciba. Siempre busco esa confianza que hace que nos sintamos seguros delante de un espejo y delante de los demás. Intento que nunca falten momentos de risas donde todo el mundo encuentre su lugar. Desde la técnica y el no pensar; me gusta que les salgan las cosas orgánicas y naturales. Me encanta sentir el suelo y su empuje, por eso nunca falta algún salto que otro en mi movimiento.

¿Qué es lo que te gusta de la enseñanza?

Me gusta que la gente confíe en mí. Me gusta ver esas ganas de practicar cuando algo no sale. Me gusta ver las caras de susto al principio de un ejercicio y las caras de alegría al final de la clase. Me encanta que tengan dudas y que desconozcan sus límites. Ya sea por hobby o por ganas de llegar lejos con la danza, intento que todos mis alumnos disfruten por igual.

¿Qué es lo que te parece más difícil de la enseñanza?

Sin duda para mí lo mas difícil es mantener la motivación en mis alumnos. Cuando un ejercicio no les sale después de muchos intentos y explicaciones llega un momento de colapso con uno/a mismo/a. Debes resolver de la mejor forma para continuar con la clase y ayudar a quien lo necesite. Perder la energía del grupo y el hilo de la clase puede llegar a pasar por tan solo una persona, en ese momento a veces es complicado reencauzar el ritmo. Siempre hay días difíciles, pero cuando te dedicas a lo que te gusta es mucho mas fácil.

¿Qué tipo de relación tienes con los padres y madres de tus alumnos?

Tengo una relación muy buena con todos los padres y madres que conozco, soy muy cercana en ese sentido. Es importante darles confianza, muchos niños nos toman como ejemplo. De hecho con algunos tengo contacto fuera del trabajo. También imparto una clase enfocada a padres y madres, la verdad que me lo paso genial con ellos.

¿Cómo ves el mundo de la danza actualmente? ¿Qué crees que necesita?

El mundo de la danza se renueva a sí mismo año tras año. Se crean nuevas compañías que apuestan fuerte y se proyecta un ambiente de compañerismo y cultura. Veo más oportunidades y libertad a lo que podemos sumar que, gracias a las redes sociales, el trabajo de mucha gente se da a conocer. Como última anotación quisiera decir que se necesita mucho mas apoyo por parte del estado para conseguir una mayor expansión en la sociedad de forma que este arte llegue a todo tipo de públicos.

¿Cuáles son tus proyectos actuales y  futuros?

Mi mundo se envuelve por la danza, y algo que me ha enseñado es que te sorprende de un momento a otro. Te hace viajar, conocer gente, cambiar tus costumbres… Nunca sabes si mañana te llamaran para algo nuevo. Por eso por ahora me centro en dar el máximo en mis clases, en los viajes y en los bolos. Me gustaría tener una larga carrera profesional, pisar todos los escenarios posibles y llegar a tener mi propia compañía. Sin embargo, a corto plazo me gustaría trabajar en la creación de proyectos para difundir parte de lo que hago, como la creación de un canal donde poder subir mi trabajo semanal de las clases.

¿Qué consejos darías a los alumnos que quieren hacer de la danza su trabajo, bien sea como bailarín o profesor?

Les digo a menudo que amo lo que hago. Creo que es un trabajo muy agradecido y enriquecedor. Mi consejo es que mantengan siempre la ilusión. En cualquier empleo hay que centrarse en tener aspiraciones y conseguir los objetivos y en el mundo de la danza no iba a ser menos. Hay que luchar por hacerse un hueco con esfuerzo y disciplina. Llevar una buena alimentación y cuidar tu cuerpo es indispensable ya que es nuestra herramienta de trabajo. Hay que moldearlo y hacerle trabajar, no dejar de practicar para ser un poco mejor cada día. En el aspecto académico, así como en el físico, nunca hay que dejar de aprender. En especial, los idiomas te abren muchas puertas en cualquier oficio, y mas en el nuestro.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*