Adrian Vega

“Lo más importante es estar conectado con nuestras motivaciones intrínsecas y […] dedicarles tiempo y constancia.”Adrián Vega

Empecé a bailar breakin en Gijón a finales del año 2.000, fue una bonita etapa que me llevó a viajar por el mundo, a aprender y a compartir. Los dos siguientes años estudié psicología en la UNED y eso me llevó al mundo del arte contemporáneo. Me formé en Varium, Deltebre y asistí a workshops que despertaron aun más el interés por descubrir y entender la relación entre el arte y el movimiento. Éste interés me llevó a trabajar en proyectos coreográficos con Anna Sánchez, Ramón Oller, Rafael Amargo, Juan Carlos Llerida y Lipi Hernandez. Actualmente me encuentro inmerso en el proyecto coreográfico de Iron Skulls Co, y estudiando la carrera de coreografía en el Institut del Teatre, donde investigo la correspondencia entre la ciencia ficción y la danza.

¿Por qué y como empezaste a bailar?

La primera vez que vi break en directo marcó un antes y un después en mi vida, me pareció increíble, pero yo soy una persona bastante tímida y me costó bastante decidirme a empezar. Tres años más tarde conocí a Alex, compañero de clase en 2º de E.S.O, me llevó a entrenar… y sin ser muy consciente me fui adentrando en el mundo de la danza.

¿Por qué has elegido la enseñanza?

Por un lado considero que es importante compartir lo aprendido. Por otro lado, el hecho de transmitir la información a otras personas, me sirve para poner en duda mis conocimientos. Creo que enseñar es una responsabilidad muy grande, así que me tomo muy en serio este proceso e intento aportar mi pequeño grano de arena.

¿Qué buscas transmitir en tus clases?

Para mí, lo mas importante en mis clases es encontrar la manera de conectar al grupo y para ello intento descubrir cuales son las motivaciones de los estudiantes.

¿Qué te resulta más difícil de la enseñanza?

Me gusta pensar en que la relación con los alumnos es triangular. Como base tenemos la relación Maestro – Estudiante la cual siento en horizontal ya que ambos están aprendiendo. En el pico sitúo la relación Compañero porque opino que estamos en un lugar de compartir. Encontrar este equilibrio es lo más difícil para mí, construir un lugar donde podamos aprender, compartir y sentirnos en confianza es mi mayor reto cuando entro al aula. Creo que estamos para ir descubriendo juntos como enseñar a aprender por si mismo.

¿Qué tipo de relación tienes con los padres y madres de tus alumnos?

Actualmente no me cruzo con los padres de mis estudiantes, pero en las clases que impartía hace tiempo sí tenía relación, opino que es importante generar un punto de implicación con la familia, a veces lo único que tenemos que hacer los docentes es dar confianza a los padres. Por ejemplo; en el entorno de las danzas urbanas existe una especie de figura Maestro/tutor/compañero, a mí me tocó tomar éste rol durante mi estancia en Asturias y Salamanca, por lo que me encargaba de motivar a las nuevas generaciones de la ciudad, mantenerles informados de los eventos a los que podían asistir y acompañarles en su proceso de aprendizaje.

 

¿Cómo ves el mundo de la danza actualmente y que crees que necesita?

Nos encontramos en un momento de crisis en el que vivir de la danza es cada vez más difícil, pero creo que en momentos como estos suceden cosas muy sinceras e interesantes. Hay proyectos que crecen con muy poco presupuesto pero que intentan conectar con su entorno. Por ejemplo, proyectos en relación con el ámbito social de la danza están tomando un papel fundamental dentro de nuestro imaginario, creo que es un cambio positivo y ayuda a que podamos crecer como comunidad.

Por otro lado, es primordial que nos apoyemos entre nosotros, asistir al teatro o a clases es importante. Se que es muy difícil pero tenemos que pensar que las escuelas y los teatros necesitan un equilibrio entre el consumo y la producción artística, si solo producimos pero no acudimos regularmente a formaciones o a espectáculos, habrá algo que no acabe de funcionar. Entonces lo que creo que más necesita actualmente la danza es que miremos a nuestro alrededor e intentemos dar soporte según nuestras posibilidades.

¿Cuáles son tus proyectos actuales y futuros?

Actualmente me encuentro inmerso dentro del proyecto coreográfico de Iron Skulls. Con la compañía estamos en una búsqueda de lenguaje escénico que llamamos Theatrical Breakin en el que intentamos desarrollar una propuesta de movimiento híbrida entre las artes escénicas y las danzas urbanas. Estoy muy feliz con nuestra ultima creación, para mi ha sido un sueño poder

acabar el año con el estreno de la pieza No sin mis huesos, en el Laboratorio de las artes de Valladolid y en el Mercat de les flors de Barcelona. También trabajo en mis propios proyectos, tengo la necesidad de actualizarme y buscar herramientas nuevas, por ello, estoy estudiando coreografía en el Institut del teatre, donde investigo la relación entre la ciencia ficción y la danza. Estoy desarrollando una caja de herramientas a la que llamó Sci-fi motion; un conjunto de temáticas, imágenes, nombres y referencias en relación con la ciencia ficción que me ayudan a trasladar este imaginario al movimiento y a la construcción escénica.

¿Qué consejos darías a las nuevas generaciones?

No sé si puedo dar algún consejo que no hayan escuchado ya… me parece que lo más importante es estar conectado con nuestras motivaciones intrínsecas y una vez las conocemos dedicarles tiempo y constancia.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*