Ambición para la danza en Almería: una séptima edición decisiva para el festival Costa Contemporánea

Creado en 2010, el festival de danza Costa Contemporánea aloja sus actividades en el Parque Cabo de Gata-Níjar en Almería. Acoge cada año una programación excelente de espectáculos y workshops con los artistas más emblemáticos del panorama actual de la danza contemporánea. Este año, Jorge Jáuregui, Roberto Oliván y componentes de la compañía Welcome to the Montgomery Experience darán el pulso de la séptima edición. Nerea Aguilar, directora artística del festival, contesta a nuestras preguntas.

¿Cuál es el propósito principal del festival?

Nuestro objetivo principal siempre ha sido crear una estructura estable de referencia y de calidad sobre la danza contemporánea en Almería. Tanto en formación como en muestra de espectáculos, pretendemos crear un público para la danza contemporánea y las artes escénicas de vanguardia.

Sabiendo que en Almería y el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar el flamenco es la danza que recibe mayor atención y que por lo general es un lugar difícil… nuestro objetivo ha sido crear esta estructura precisamente en Almería porque hay carencia de contextos estables y apoyos públicos en cuanto a la danza contemporánea. Consiguiendo de esta manera, contribuir entre otras cosas,  en crear un lugar de trabajo para el sector.

Otro de los objetivos es crear contextos para desarrollar experiencias vitales en torno a la danza mediante herramientas que favorezcan la comunicación, el intercambio artístico y el diálogo. Durante 5 días sumergimos a alumnos, artistas, público, y visitantes especialistas en una burbuja de creación e intercambio, cercanía y estímulos nuevos en un entorno donde el parque natural es el escenario principal. Buscamos además un modelo diferente de cultura y un apoyo en el desarrollo profesional del sector, con la búsqueda de equilibrios diversos en la gestión, la programación, la naturaleza, la procedencia de artistas, alumnos, público, etc.

¿Cuáles son las dificultades principales a las que se enfrentan los festivales? 

Puedo hablar de las dificultades a las que se enfrenta Costa Contemporánea, algunas serán similares a las de otros festivales, pero el nuestro tiene unas dificultades específicas muy concretas.

Es realmente difícil y caro producir un festival de esta envergadura en un parque natural, en el que no hay transportes, las distancias son grandes, no hay infraestructuras ni equipamiento técnico, no es fácil encontrar siquiera un cajero o una tienda en la que comprar algo a última hora y además es de gran importancia respetar el entorno natural.

La producción la llevamos a cabo nosotros porque conocemos bien la zona, hemos descubierto cómo salvar la mayor parte de los problemas que se generan y porque así abaratamos costes. Es necesaria una preproducción muy meditada. Por ejemplo, es una zona en la que los servicios turísticos son muy caros, por lo que alojamiento y dietas nos sale a nosotros también muy cara.

Por otro lado, está la implicación de las instituciones que colaboran económicamente desde hace tres años, entraron ya en un punto del proyecto bastante desarrollado. Reconocen nuestra labor y algunos se implican más que otros, pero desde luego estamos seguros de que no saben lo que tienen entre manos. La cultura en Almería con Costa Contemporánea ha saltado las fronteras nacionales y el turismo tiene ahora un cariz nuevo que antes no tenía. Aún sus buenos resultados, les cuesta a las instituciones valorarlo y comprenderlo en su totalidad.

Se valora mucho más el proyecto en el resto de España e incluso Europa, tanto a nivel institucional como cultural. A veces da pena ver que la misma tierra por la que trabajas y a la que tantos beneficios ofrece el proyecto tanto cultural, turística, laboral como económicamente, limita sus condiciones. Cada año hay que insistir para que ofrezcan de nuevo una mínima colaboración. Es un proyecto que a pesar de la programación que tiene y de los altos éxitos recibe ayudas públicas escasas en comparación con otros eventos similares. Nosotros ahí seguimos, con paciencia.

El sistema de ayudas públicas, aunque sea en diferentes cantidades, es común en toda España. Muchas veces los festivales llevan a cabo tareas que en realidad corresponden a iniciativas públicas, como por ejemplo actividades que generan y educan al público, bajada de precios, espectáculos gratuitos, obras personales, etc. En definitiva, se trata de un sistema de cultura sin vistas a largo plazo. Somos las iniciativas privadas las que solemos plantear fórmulas a medio-largo plazo para el beneficio del sector y de la sociedad. Debido a esta situación nos planteamos, cada año, si merece la pena seguir apostando como apostamos. Faltan verdaderos planes públicos en el sector de cultura, se necesita una base estatal sólida como la que hay en otros países, para su mejora.

¿Qué necesitaríais para hacer frente a estas dificultades?

En primer lugar sensibilidad. Necesitamos que se nos escuche, que se atiendan nuestras llamadas, correos, se conteste, se demuestre… necesitamos una sensibilidad hacia la cultura y el trabajo que hacemos. Que nos reciban, lean lo que les preparamos, se impliquen. Debemos colaborar, personas competentes en la gestión pública, interlocutores válidos con los que tramitar gestiones y trabajar juntos… entre todos podríamos hacer cosas realmente buenas, pero las instituciones se están perdiendo personas válidas que podrían aportar muchísimo.

Por otro lado, necesitamos que no se tambalee con las elecciones, que se tenga en cuenta la cultura dentro de los planes de Estado, autonómicos y en administraciones locales, para que se aprueben y cumplan leyes favorables que inviertan en las artes escénicas. No es tan difícil ni tan caro, existen ejemplos en otros países, se trata principalmente de voluntad.

En nuestro caso, necesitamos que se nos valore como lo que ya somos y a donde hemos llegado; estamos en el séptimo año de una evolución imparable, ha sido un proyecto que nació en crisis y que crece a mi costa principalmente. Es el momento de ponerse todo el mundo a la altura; los artistas demandan cachés más altos a Costa Contemporánea, los trabajadores merecen mejores salarios y a ello también intento dar respuesta. Pero trabajar bajo estos mínimos y tener que poner por delante a todo el mundo antes que a mí, ha llegado a un límite personal y económico. Muchos trabajadores del ámbito de la cultura nos encontramos en esta situación y seguimos en la brecha. Las instituciones lo saben pero no cambian, está en nosotros hacer que se sensibilicen,  de transformar el enfoque que tienen y que sean más consecuentes.

¿Qué esperáis de los artistas cuando presentan sus propuestas a vuestro festival?

Es complicado, cada año damos un paso adelante en cuanto a lo que creemos que podemos presentar, por otro lado, nuestro público también está cada vez más preparado. Queremos arriesgar pero estamos muy pendientes de la variedad que nos gusta ofrecer y del entretenimiento equilibrado y de buena calidad artística que pretendemos promover. Buscamos sorprender, conmover, emocionar, entretener… y con calidad. El año pasado conseguimos llenar las noches de espectáculos y eso ya es un grandísimo logro. En general buscamos personalidad y sinceridad. Sabemos que el contexto en el que crecen los artistas en España, es precario, están sometidos a condiciones de trabajo que fomentan poco la creatividad, por eso buscamos, en especial, que el artista sea sincero, honesto, humilde, pasional y que diga algo más allá del mero movimiento o la estética. A veces nos cuesta encontrar obras que cumplan todos los requisitos, que gusten a un público tan especial como el nuestro, que nos contenten también artísticamente a nosotros, que sean diferentes y especiales. Pero los hay, hay que buscar mucho y escuchar tanto al artista como al público, ponerse en todos los contextos y miradas, empatizar. Yo personalmente, también debo escucharme a mí misma y revisar mi búsqueda hasta dar con la clave. La programación o selección de artistas depende de muchas cosas, incluso a veces debo dejar atrás obras que programaría a la primera de cambio en Madrid o Barcelona.

¿Qué esperáis del público?

Lo que esperamos del público lo tenemos. La audiencia que tenemos se deja seducir, asiste con la misma generosidad con la que les ofrecemos tres o cuatro espectáculos por noche a un precio completamente simbólico. Vienen con confianza en nuestro criterio, agradecidos de pasar una especial noche al aire libre, complementan sus vacaciones con buenos espectáculos. Se trata de un público receptivo que valora la oportunidad de ver obras en su tierra sin tener que desplazarse a las grandes ciudades como Sevilla, Madrid, Barcelona o Valencia. Muchos repiten, otros lo recomiendan, pero siempre disfrutan, ríen, se emocionan, se conmueven, piensan… Es un público excepcional y queremos que siga siendo así, que sigan confiando, traerles lo mejor, y que vivan una experiencia diferente que puedan compartir con sus lugares de origen. El Festival Costa contemporánea ha crecido sobre todo gracias a sus mejores embajadores; alumnos, público, artistas e invitados, los que conocen el festival hablan de él y lo dan a conocer.

¿Algunas palabras sobre la próxima edición del festival?

Este año en especial, está siendo muy difícil. Cada año siento que digo lo mismo, pero este séptimo, para mí, supone un punto de inflexión; debo buscar que sea sostenible también a nivel personal, no puedo implicar tanto tiempo y trabajo por amor al arte, al ser un festival en crecimiento, requiere demasiado esfuerzo.

He propuesto a algunas instituciones la ampliación de la programación y de su colaboración para encaminar el festival hacia una mayor dignificación de todos los participantes: número de artistas y compañías, días de duración, mayor inversión en personal y producción. La intención es ponerlo al nivel de su crecimiento, de lo que somos capaces de generar y crear.

Así que si todo sale bien, tendremos una edición con aproximadamente 40 artistas. Por ahora hay que ser cautos, solo hemos lanzado la programación de los profesores de nuestros talleres que serán Jorge Jáuregui, Lali Ayguadé y Julián Sicard, Roberto Oliván y algunos miembros del Montgomery Experience. Una de las novedades será que Jorge Jáuregui, encargado del taller en espacios naturales, montará una pieza con todos los alumnos que se mostrará el último día en una de nuestras localizaciones exteriores. También tendremos de nuevo nuestro Certamen Europeo Mujer Contemporánea, publicaremos en breve la convocatoria. El resto de la programación seguirá por un camino innovador, con personalidad y de calidad en el entretenimiento, con la apuesta por nuevos talentos y otros referentes del sector en atención a todos los públicos. Los próximos meses marcarán la pauta y demostrarán si podemos llevar a cabo la edición más ambiciosa hecha hasta ahora.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*